01 noviembre 2013

Pollo asado con cítricos y hierbas aromáticas

Si alguna vez has ido a un restaurante en el que hayas pedido un plato de pollo y no estaba bueno, no vuelvas. Si alguna vez has cocinado tú mismo un plato de pollo y no te ha salido bien, prueba con el punto de cruz o el aeromodelismo como afición, pero ni te vuelvas a acercar a una cocina. El pollo es lo más agradecido del mundo culinario. Es prácticamente imposible hacerlo mal. De cualquier forma que lo prepares está bueno. Requiere unas habilidades culinarias de un nivel cerebral de Froilán con una escopeta en la mano.  Así que luego no digas que no estás avisado: si después de probar un pollo malo en un restaurante se te ha ocurrido intentarlo con un bacalao al pilpil, todo lo que te pase te lo merecerás.
Yo soy una gran fan del pollo. Me gusta preparado de cualquier manera y poco a poco os iré trayendo recetas que voy probando o que son habituales en mi casa y que son éxitos seguros. Ya compartí con vosotros el Pollo asado {a la australiana} que es uno de mis favoritos y que si no habéis probado ya estáis tardando.
Entre todas las propiedades beneficiosas que tiene el pollo están las estrictamente nutricionales, que son muchas y con las que no os voy a aburrir, pero tiene otras que no son tan evidentes pero que resultan igualmente importantes. El pollo es el amigo de los niños. Es la comida comodín por excelencia. Es mejor que los espaguetis porque la puedes preparar de tantas formas que no se dan cuenta de que siempre que salen por ahí comen lo mismo. El clásico filete de pollo a la plancha parece distinto si lo empanas, y si antes de empanarlo lo cortas en tiras ya son fingers que son mucho más niños-friendly, y si picas la carne, la aplastas y la vuelves a empanar no es un filete picado empanado, es un nugget, que a los oídos de un niño no tiene nada que ver con el pollo. Vamos, que al lado del pollo, lo aburrido suelen ser las patatas.
 El pollo adademás está bueno aunque no sea bueno. Si preparas pollo de corral la diferencia es notable, pero el pollo blancurrio del súper también te saldrá rico. Hay otras variantes como el Pollo Rural que venden en Mercadona, que yo creo que pretenden hacer pasar por pollo de corral pero que no deja de ser un pollo de pueblo.
De cualquier forma, la receta de hoy sale riquísima tanto si te compras el mejor pollo alimentado en libertad con maíz como si prefieres el pollo garrulo de Mercadona. 
Os dejo ya con la receta:

Ingredientes
  • medio vasito de los de vino de AOVE
  • 4 dientes de ajo finamente picados
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 limones, uno en zumo y el otro cortado en rodajas finas
  • 2 naranjas, una en zumo y la otra cortada en rodajas finas
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/2 cucharadita de tomillo
  • 1/2 cucharadita de hierbas provenzales
  • Sal y pimienta recién molida
  • un pollo en trozos
  • 1 cebolla finamente cortada en juliana
Preparación 
  1. Precalienta el horno a 210º
  2. En un bol pequeño mezcla el AOVE, ajo, azúcar, zumos de limón y naranja, pimentón, cebolla en polvo, la sal y la pimienta.
  3. En una fuente de horno coloca el pollo con las pieles hacia arriba y vierte por encima la mezcla anterior dando unas vueltas al pollo para que se impregne bien por todas partes.
  4. Coloca las rodajas de limón, naranja y la cebolla por encima, debajo y alrededor del pollo. Que esté un poco por todas partes para que el pollo tome bien los aromas y sabores.
  5. Espolvorea con las especias (tomillo y hierbas provenzales).
  6. Hornea sin tapar durante alrededor de una hora.
  7. Puedes añadir hierbas frescas picadas en el momento de servir.
 Cosas a tener en cuenta:
- puedes hacerlo con partes de pollo que no tengan piel, yo suelo preferirlo si no me fío mucho del pollo...
- en vez de con un pollo entero puedes usar las partes que quieras: sólo pechugas, o sólo muslos. Pero ten en cuenta que los tiempos de horno no son los mismos. Las partes con huesos tardan más que las que no tienen así que si lo haces sólo con pechugas seguramente tarde menos de una hora en estar listo.
- otra opción para cocinar esta receta es marinar el pollo la noche antes o al menos un par de horas con la mezcla del paso 2. Yo no lo he probado pero la próxima vez lo haré así.
Allá tú si se te ocurre pedir pollo en este restaurante

Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

  1. Pues hija, te ha quedado una bandeja de infarto! Me gusta la foto con el antes y después; y el que le puso el nombre al restaurante se quedó a gusto xD

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AniMayo, muchas gracias! Me alegro mucho de que te guste. Bss

      Eliminar
  2. genial el toque de la naranja!!!...yo si te digo la verdad no pido pollo normalmente en un restaurante porque es lo más asequible y cómodo de hacer en casa...así que aprovecho a pedir otras cosas!...y tienes toda la razón es lo más agradecido del mundo!..gusta a todo el mundo y es muy díficil que te salga mal!...el tuyo tiene una pinta inmejorable!

    ResponderEliminar

Dime qué te ha parecido o pregúntame lo que quieras

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips