29 marzo 2015

Galletas de miel, canela y jengibre

Me estoy dando a las hierbas... Yo que soy ultra partidaria de la medicina, no sé cómo llamarla, la medicina-medicina, la de los medicamentos, las radiografías, las batas blancas y los antibióticos, a estas alturas de mi vida me veo en los herbolarios. Mal pensados, que con lo de las hierbas seguro que alguno ha pensado que me he puesto a cultivar marihuana. Mi pobre plantita del tendedero no es eso, de verdad...

Y es que con esta edad que ya tengo, no pensaba yo que los achaques iban a hacerse patentes de forma tan despiadada, pero lo han hecho, y voy de un resfriado en otro y ahora tengo unos dolores de riñones que me veo con garrota 20 años antes de los que esperaba.
El caso es que un día, comentando con una amiga lo de las faringitis sin tregua, me dijo que la miel es buenísima. Pero no como estamos acostumbrados, así en el vasito de leche o en la infusión con limón. No, a cucharadas, así a palo seco, que rasque por la garganta y si es buena de estas espesas y oscuras, mejor. Y óiganme, que me funciona!
Otro día me dice el profesor de pilates que el jengibre infusionado sirve para descongestionar y ayuda a entrar en calor. Y aquí estoy yo llegando a casa los días más fríos del año con los dientes rotos de castañetear y haciéndome infusiones de jengibre. Pues óiganme más, creo que hasta he ahorrado en calefacción (esto convierte a esta infusión en el enemigo público número uno de Despeñaperros para abajo de mayo a septiembre pero se puede seguir usando sin riesgo alguno en Soria y Burgos durante todo el año)
Y ahora está mi última experiencia con la medicina, llamemos ortodoxa: desde hace 4 meses tengo un dolor tremendo en la zona lumbar. He visitado al traumatólogo en 4 ocasiones. Me ha hecho 3 radiografías, 2 resonancias magnéticas, me ha recetado toneladas de ibuprofeno, y me ha hecho análisis para descartar que tenga una enfermedad reumática. En estos 4 meses y toda esta sucesión de pruebas, el tipo me ha visto sentado desde su lado de la mesa. Ni me ha explorado, ni me ha dicho señálame dónde te duele, ni mueve la pierna así para ver si te duele, o ponte de pie, o explícame el movimiento en el que te molesta, o déjame ver si está inflamado... Nada. Se limita a mirar los resultados de las pruebas y a decirme que estoy como una rosa. Sí, ya, estoy como una rosa, pero COJA. Pues nada, que ya se me pasará, que igual es que me tengo que poner un alza en un zapato porque tengo una pierna más larga que otra. ¿PeRRRRdóooooon?? ¿Que sin mirarme siquiera resulta que ha visto que tengo una pierna más larga que otra? ¿Cuál es la corta? ¿O la larga? ¿O es que va a echar a cara o cruz en qué pie me pone el alza? Cara! En la izquierda!
O también puede ser que una pierna me mida 75 centímetros menos que la otra y claro, no le haya hecho falta explorarme para diagnosticar mi cojera, pero entonces ha tardado 4 meses en verlo...
Así que me he aventurado a la medicina menos convencional y me he ido a un osteópata. En dos sesiones me ha quitado el 80% de la intensidad del dolor. DOS sesiones. A partir de ahora creo en todo tipo de terapia alternativa que me queráis sugerir y por supuesto le he pedido al halcón de mi traumatólogo que me dé toda la información de mi historial que me voy a ir a otro a ver si da con el origen del 20% de dolorcillo que me queda.

Tras este rollo os cuento que con estas galletas participo este mes en el reto El Asaltablogs en el que me ha tocado descubrir la cocina del blog Gallecookies. Tiene muchíiiiiisimas recetas todas ideales. Tengo un montón guardadas en mi lista de pendientes pero cuando vi éstas me parecieron una forma ideal de recoger un poco el poder medicinal que he descubierto en el jengibre y la miel últimamente. La canela no sé qué poder medicinal tiene, me suena que es estimulante, y un poco de marchita tampoco viene mal, que no todo va a ser Peace&Love, vamos a darle a la cosa de las hierbas también un poco de Rock'n Roll.
La receta de Gallecookies la podeis ver en este enlace. Os dejo con la mía que he adaptado ligeramente para nuestros gustos pero que es en esencia muy parecida.

Ingredientes
  • 225 g de harina de repostería
  • 100 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura química (Royal)
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de miel de buena calidad, ecológica a ser posible
  • Azúcar para espolvorear
 Preparación
  1. Precalentar el horno a 180ºC
  2. En un bol mezcla harina, azúcar, levadura, bicarbonato, sal, canela y jengibre.
  3. Añade la mantequilla fría y cortada en cubitos y ve incorporándola a la masa frotando con los dedos o con un tenedor o un pastry cutter.
  4. Cuando esté, añade la miel y mezcla todo bien con una cuchara de madera o una espátula.
  5. Con esta masa haz pequeñas bolitas, y rebózalas en azúcar. Ponlas separadas en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado y aplástalas con suavidad con un tenedor para hacerles el dibujito. A mí me gusta que queden gorditas. Estas cantidades te darán para dos bandejas pero todo va a depender del tamaño del que hagas tus bolitas.
  6.  Hornear durante unos 10-12 min. Vigila que se doren pero no demasiado porque sino se endurecen mucho. Ten en cuenta que al enfriarse se endurecen más, como todas las galletas. En cuanto se puedan tocar (unos 2 min) pásalas a una rejilla para que terminen de enfriarse.
Según cómo sea el COJO o la COJA, la cosa puede que no esté tan mal...




Image and video hosting by TinyPic

41 comentarios:

  1. Que requete bonitas te han quedado esas galletas!!!! Y con esos ingredientes tienen que estar deliciosas.

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja, me río por no llorar! Me suena tu historia y muchooo, con otro achaque pero con el mismo resultado, el médico detrás de su mesa contestándome: "puede ser por eso o no puede ser por eso". En fin, que yo siempre he sido muy "hierbas", de las de campo, no de las que se fuman, jejeje. Y la miel en casa se toma a palo seco rebañando la cuchara. En cuanto al jengibre, conozco sus propiedades, pero todavía no cuela.
    Unas galletas muy chulis y riquísimas!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tía, de qué van? Yo no entiendo que les importe tan poco algo que a mí no me está dejando ni dormir! Y ven que vas una y otra vez y nada.
      Yo no era nada hierbas pero me he vuelto, jajaja.
      Besitos!

      Eliminar
  3. Jajajaja. Nena, últimamente todo te pasa a ti, pero mecachis en la mar, vas a tener que "pasar el agua" como dicen las viejinas... Espero que venga una etapa buena y estas hierbas te hagan bien, que al final, lo natural tiene que ser bueno, lo mires por donde lo mires. Ya verás cómo pronto estás como una "robla".
    Me llevo una galletita asaltada ;)
    Un besazo! Feliz domingo =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, como una robla. Pues eso espero porque de momento parezco más bien un sauce llorón!
      Besitos! y a cuky tb! ;-)

      Eliminar
  4. Eyy vaquera cómo va eso? porfi no te me quedes cojita, tomate el jengibre , la miel, la maría, lo que haga falta! Jopeti, y si es a base de galletitas mejor que sean como las de las fotos de arriba!!
    Muchos besos
    Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la maría lo voy a tener que explorar, no te creas que no... unos cigarritos de la risa no pueden hacer daño...
      Besitos

      Eliminar
  5. Por cierto, me parece que calzar la mesa así... es envidiable!

    ResponderEliminar
  6. Las infusiones de jengibre bien cargadas, con un chorrito de limón y miel suficiente hasta hacerlas tragables o incluso agradables, me han salvado este invierno de mis habituales 4 o 5 resfriados de semana larga cada uno, con mocos a morir, pupas en nariz y boca y una tos de camionero que más que la doncella yo parecía el oso del cuento.

    Y el hipérico o hierba de sanjuan está resultando un anxiolítico tan potente, que mi exmarido se ha librado de que lo mate, lo trocee y vaya sembrando los trocitos en los tiestos de las plantas de mi comunidad. Aunque eso es otra historia.

    Que sí, que cuando me duele una muela a donde voy es al dentista, pero jengibre power para todo lo demás.

    Y eso, estupendas galletas, medicinales y ricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea tenía de lo de la hierba de san juan. Lo tengo que investigar! Porque no te creas que a veces no me arrancaría los pelos yo con el mío, y no es ex!!
      Besitos

      Eliminar
  7. Vaya, espero que en el próximo asalto nos cuentes que todo se ha pasado y si no, al menos lo has disfrutado con esas pedazo de galletas.
    Por cierto... yo trabajo en un hospital, de los normales y aquí a los osteópatas también los consideramos medicina "normal"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a falta de mejoría, pues me forro a galletas. Lo malo va a ser que como engorde a ver si el sobrepeso me va a hacer más daño en la espalda! No hay quien salga de este círculo!!!

      Eliminar
  8. Tienen una pinta estupenda, y la combinación miel-canela-jengibre me vuelve loca!! De hecho son los ingredientes estupendos para el te o para cualquier postre, me encanta!

    ResponderEliminar
  9. Si es que no se pueden cumplir años que nos sacan de todo! :P
    Te quedaron unas galletas geniales, en sabor seguro que toda una delicia!!!
    Besotes preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas. Madre mía ya con achaques... qué pena.

      Eliminar
  10. Ya te cuento yo lo de la canela, jajajaaaaaaaaa. Es un regulador del azúcar, así que, por ejemplo, un postre, postre para mi madre, que es diabética, es un suicidio..pero con canela, le sube un poquito menos.
    Por cierto, qué galletas, rústicas, con esa formita, me encantan.
    Besoooooooooooooooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno lo de la canela. se lo acabo de comentar a una amiga diabética y me lo ha confirmado! Es genial!
      Besitos

      Eliminar
  11. Una receta riquísima, tienen una pinta genial tomo nota. Yo llevo un año con lumbociática, la verdad es que los traumatólogos hicieron lo mismo, ni se movían, pero ni en el privado ni en el público. El osteopata fue mejor y aunque me sigue doliendo ya puedo andar y hacer vida normal.
    un gran asalto!! un beso,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, seguiré con el osteópata!
      Un besito y me alegro de que te gusten las galletas.

      Eliminar
  12. Que maravilla de galletas y la verdad, deben ligar muy bien la canela, la miel y el jengibre...nos gusta la combinacion y las haremos pronto!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Mmmmm, qué buenas! Y además son terapéuticas, no? Jaajaja. Espero que vayas mejorando, con osteopatía o como sea. Lo de la pierna igual es que has pegado un estirón y sólo ha sido en una pierna... ;)
    Muás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claaaro, si es que ahora soy top model! Pero solo del lado derecho! Jajaja.

      Eliminar
  14. Pero que galletas taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan ricas... canela y miel... como las yayitas... aissss... me comería ahora una docena... jajajajajaja!!!
    Me encanta tu asalto... ñam ñam!!
    Besitos! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lass yayitas son así? nunca las he comido, te lo puedes creer... yo era más de campurrianas. jajaja!

      Eliminar
  15. Jopetas como me suena tu historia, hasta lo de una pierna más larga que la otra, pero a mi ni los osteópatas me consiguieron aliviar, ni la famosa "clínica del dolor". Finalmente hace 14 años, dí con un buen cirujano, que hasta comentó que a algunos doctores les regalan el título y hasta hoy sin problemas.
    Y bueno las galletas estupendas, aunque no soy muy galletera me pirro por las napolitanas, así que estas que ni las vi tienen que estar divinas, pues em encantan sus igredientes.
    Besos y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas eso! Que a mí lo de operarme de la espalda me da mucho yuyu... No me atrevería...
      Al menos me alegro muchísimo de que a ti te sirviera.
      Besitos

      Eliminar
  16. Hola Beatriz, este es el tercer intento... a ver si ahora te llega mi comentario.
    Que no queremos que te nos quedes cojitaaaa, que las galletas muy biennn, que si me oyesss.... Manifieeestate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que los otros dos sí funcionaron!! Jajaja. Es que no había podido pasarme a contestar vuestros comments.
      Un beso grande Marisa y gracias mil por pasarte por aquí!

      Eliminar
  17. Hola guapa, yo soy de jengibre en pequeñas cantidades y en galletas me encanta, de vez en cuando en el te también , pero sin abusar. Te han quedado perfectas , se ven crujientes por fuera , deliciosas!

    ResponderEliminar
  18. No siempre se da con un buen profesional a la primera, lo malo es que hablamos de salud. Mi madre nos crió con remedios caseros y yo la verdad que ni unos ni otros, procuro escaquearme de los dos, pero si tengo que poner la mano en el fuego la pongo por estas galletas que seguro que me aportan mucho más que un jarabe pastoso.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  19. Como blogger hace de las suyas y creo que no ha enviado el anterior comentario, me repito:
    Mi madre es toda una experta en remedios caseros y alternativos a la medicina convencional, y siempre que me duele algo, o me encuentro mal, allá que voy a consultarle. Sin renegar de los medicamentos 'normales', pero una ayudita natural no va nada mal.
    Yo antes todo esto de la osteopatía, reiki, y similar, me sonaba a cuento chino, pero igual que tú, doy fe que funciona, y muy bien!
    Y si además nos tomamos las medicinas naturales en forma de estas galletas tan ricas que has preparado, mucho mejor!

    Un besote, y a cuidar esa espalda!

    ResponderEliminar
  20. Buff guapa...no sabes como te entiendo, pues he pasado por la misma experiencia de estar coja coja, perdiendo movilidad a pasos agigantados, y agotar todos los traumatologos de la ciudad, hasta dar con una persona que era fisioterapeuta, pero con los ojos abiertos hacia otro tipo de terápias.... esa mujer me cambió la vida. Si te lo puedes permitir, prueba el rolfing. Es un tratamiento que puede ser doloroso, pero que te recompone entera...
    Y ahora, las galletas...¡buenísimas! ¿Has probado los tés de Yogitea? Son infusiones ayurvédicas con o sin teína, y casi todas llevan jengibre, canela y regaliz de base. ¡Te las recomiendo! UN BESAZO Y QUE TE MEJORES!!!

    ResponderEliminar
  21. Buff guapa...no sabes como te entiendo, pues he pasado por la misma experiencia de estar coja coja, perdiendo movilidad a pasos agigantados, y agotar todos los traumatologos de la ciudad, hasta dar con una persona que era fisioterapeuta, pero con los ojos abiertos hacia otro tipo de terápias.... esa mujer me cambió la vida. Si te lo puedes permitir, prueba el rolfing. Es un tratamiento que puede ser doloroso, pero que te recompone entera...
    Y ahora, las galletas...¡buenísimas! ¿Has probado los tés de Yogitea? Son infusiones ayurvédicas con o sin teína, y casi todas llevan jengibre, canela y regaliz de base. ¡Te las recomiendo! UN BESAZO Y QUE TE MEJORES!!!

    ResponderEliminar
  22. Muy ricas estas galletas y que forma tan bonita! Tienen un aire como antiguo que las hace preciosas :-)

    (Dices que tienes faringitis más o menos crónica, dolores constantes, ... puedes indagar acerca de una infección por cándidas. Lo pondría en pequeñito porqué no quiero que parezca que te diagnostico, pero investiga y mira si puede responder a lo que apuntas que te pasa.)

    ResponderEliminar
  23. Unas galletas buenísimas , me encantan.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  24. Madre mía, si parece que has descrito mi vida. Es igual en todo... el traumatologo, el dolor, el médico, las pruebas... También la miel y el jengibre (bebo infusión con miel y limón todos los días). Yo también era defensora de pro de la medicina alopatica pero visto lo visto hace un año me apunté a un curso de Naturopatía y en unos días ya empiezo 2° (son tres años), así que ahora las hierbas, la miel y el jengibre son mi visa. Ah super importante coincidencia, me parto, hace unos meses también hice galletas de jengibre para mis compañeros de clase, ya que el trabajo de Fitoterapia me tocó de hacerlo de esta maravillosa raíz. Como ves y, aunque parece broma, tu relato podría haberlo escrito yo. Se lo he reenviado a muchos de mis amigos y se mueren de la risa porque además está escrito tal cual yo lo hubiera hecho hasta con la referencia a la planta de marihuana... jajajajaja
    Me ha encantado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Uy! Y yo soy médica... Pero si creo que si las hierbas estan en esta tierra es por algo.. Hay q usarlas más. La medicina tradicional tiene sus limitaciones..y más aún cuando los médicos caemos en la incompetencia de no ver bien a nuestros pacientes. ... Y esta receta es la que más me gustó de la web. Y el jengibre es muy bueno con las disfonias y problemas de gargarnta.. En infusión o directo te cortas un trozo y lo masticas y ya. saludos y suerte

    ResponderEliminar
  26. Uy! Y yo soy médica... Pero si creo que si las hierbas estan en esta tierra es por algo.. Hay q usarlas más. La medicina tradicional tiene sus limitaciones..y más aún cuando los médicos caemos en la incompetencia de no ver bien a nuestros pacientes. ... Y esta receta es la que más me gustó de la web. Y el jengibre es muy bueno con las disfonias y problemas de gargarnta.. En infusión o directo te cortas un trozo y lo masticas y ya. saludos y suerte

    ResponderEliminar

Dime qué te ha parecido o pregúntame lo que quieras

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips